Fast to Taj

Por fin llegamos al aeropuerto desde Delhi…y allí está nuestro taxista Nandy , acompañado del que será nuestro conductor: Radyu. Del aeropuerto, directos a Agra…mejor dicho, rumbo al Taj Mahal.
El caminito hacia Agra dura unas 6 horas, vamos por un camino lento que atraviesa poblados de carretera, el tráfico es infernal…a contracorriente…a toda velocidad, sin piedad, sin miedo y sin perdón. Disparatado. Surrealista….suicida! Más que en el Cairo o que en Hanoi, o que en cualquier otro lado. Pasamos por muchas zonas musulmanas hacia Agra. La dureza de la vida se palpa…la miseria y pobreza. Falta la luz y el brillo de Nepal, todo es grisáceo y la gente más tosca, notamos una tensión extraña.

Camí d'agra

Todos son hombres por las calles, no se ven apenas mujeres! bueno por las carreteras, montones de hombres cabizbajos y apresurados, muchos musulmanes por aquí,…con sus chilabas…, o al menos por las zonas que atravesamos son de mayoría musulmana y lo notamos.

Camí d'Agra

Camí d'Agra

En la parte de atrás del coche comemos unas patatillas que nos servirán de comida y una Coke, yo voy en tirantes y vestido largo y me tengo de cubrir los brazos, porque pocas veces me he sentido tan extrañamente, intensa y vorazmente observada (en el coche)! incluso algunos pican a la ventana y me hacen unos gestitos con las lengua entre lascivos y desafiantes. Como si fuera yo una especie de Calipo de frigo a devorar. Me cubro los hombros dentro del coche. Esa tensión en las miradas no la he sentido en ningún otro sitio, musulmán o no. Sería el calor, o la humedad india… o yo que se!
El Hotel de Agra es de ensueño. Sin duda el más pijo del viaje, y bien de precio. El trato tan exquisito abruma, no necesitamos que 4 personas nos abran la puerta, cuando a cien metros los niños rebuscan en la basura. Putos y asquerosos contrastes, pero así es. Una ducha, una buena cena y a esperar impacientes el despertar a las 4.00 h para ver amanecer a la joya de la corona….Y amanece, radiante.

Hotel Agra

No quiero parecer cursi…detesto la cursilería ñoña…amor…blablabla….El amor se hace (jaja), o se demuestra o se siente no se habla de ello a todas horas (al menos que te apellides Becker o Neruda) Es algo muy propio de sociedades narcisistas teatrera, y la nuestra lo es tanto! ¡Pero estar frente al Taj Mahal, te convierte en un peripatético trovador del amor, es tan difícil no ser cursi teniendo delante aquella figura, imponente y rabiosamente perfecta y bella. De mirada fría como el de una sueca de metro ochenta, a veces tan cálida según le da la Luz como un caribeño de 28. Reflejos iridiscentes que te atrapan. Ciertamente se ha escrito mucho sobre el Taj Mahal y no quiero repetir ni un solo tópico más, pero su belleza abruma. Y entonces es fácil hablar de amor, pasear por allí con la persona que quieres es realmente mágico. Y yo lo hice!!. El Taj Mahal no decepciona, de eso estoy segura.

Taj Mahal

Sin duda, fue un acierto contar con nuestro guía. Paciente y educado, próximo, que era un crack de las fotos y poses, fue divertido ser la atracción de algunos indios que provenían de partes más rurales y nuestros rasgos occidentales les parecían de los más curioso y fotografiable, fue divertido ver como a Vic le endosaban a los críos y a mí se me ponía el buenorro de la family arrambadito… Y muchas anécdotas de más 3 horas por el Taj, disfrutando de su presencia. Entre algún grito mío de “Honeymoon” para disolver a los guiris del medio y poder tener alguna foto decente del lugar sin gente.

Taj Mahal

Luego fuimos, al fuerte Rojo de Agra, precioso. Menos conocido pero muy sorprendente. Y más fotos, más posados con familias hindús, agradables, más colorista que la gente de los caminos, y variada…algunos provenían del Rajastan con sus turbantes y bigotes enrollados, y las mujeres más refinadas y con unos aros en la nariz del tamaño de un hula hop.

Rajastan man

dones Rajastan

Después de alguna vuelta, y un buen desayuno, de vuelta a Nueva Delhi. Esta vez por una carretera casi europea, pagando 200 rupias de peaje. Nada que ver! Dios mío…Radjú!!! podrías habernos ofrecido esta posibilidad a la ida… y no hacer el indio… (jaja)
Per cert, autopista que ja s’ho havien fet venir bé perque passés pel nou circuit de F1.

circuit Buddh (India)

Realmente nuestro paso por India ha sido breve, nos quedamos con las ganas de hacer Jaipur, o alguna zona con más calma! En otra ocasión!

Advertisements
Categories: Índia 2013, Nepal - Tíbet - Índia 2013 | Deixa un comentari

Navegació d'entrades

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Crea un lloc web gratuït o un blog a Wordpress.com.

%d bloggers like this: